Cómo actuar ante un despido arbitrario

Ya no es noticia abrir un diario o leer en Internet que los trabajadores de aquí y allá, sin importar su edad o su preparación laboral, pierden sus trabajos. Desgraciadamente, estamos viviendo tiempos en los que la estabilidad laboral pareciera siempre pender de un hilo, de buena voluntad o incluso de suerte. 

La angustiosa frase me echaron del trabajo, por muy repetida, no significa sin solución. Es por ello que en este artículo les explicamos la forma en que se debe de actuar ante un despido arbitrario.

No entrar en pánico  

La primera medida es mantenerse tan calmo como sea posible para no cometer ningún acto que resulte inconveniente. 

Luego, elegir un buen profesional o un equipo es la mejor manera para comenzar a actuar ante un despido arbitrario. Saber que no se está solo y que se tiene profesionales especializados en quienes descansar sus temores y angustia resulta fundamental. 

Tenga esto en cuenta porque, aunque no lo parezca, marca la diferencia entre solucionar un mal momento o hundirse aún más en un pozo que parece no tener fin. 

No preocuparse sino ocuparse  

Decíamos que contar con un buen profesional que pueda asesorarlo es fundamental esto significa que, ante el hecho de un despido arbitrario, debe elegir bien y confiar en su representante.

Esto trae aparejado que, más allá de un amplio marco jurídico, debe mostrarse completamente predispuesto a cooperar y no perder tiempo leyendo cuanta cosa se puede encontrar por la web o lo que un conocido quiera de buena fe decir.

Preste toda la cooperación que sea posible para que el abogado haga cuanto crea conveniente de acuerdo a su caso en particular y hacer todas las presentaciones y diligencias que fuesen necesarias para resolver la situación en la que se ve envuelto.

Esto también trae aparejado cuáles serán las diferentes alternativas para resolver el conflicto por lo que, la honestidad de parte del trabajador despedido y la pericia de su letrado establecen las estructuras sobre las que descansará todo reclamo por despido arbitrario.

Predisposición productiva 

Para que los profesionales puedan trabajar con total celeridad y pudiendo hacer foco en lo verdaderamente importante, es indispensable que el trabajador despedido se encuentre predispuesto a los diferentes requerimientos que su patrocinador pueda hacerle.

Según lo aconsejan desde el estudio de Fly abogados, no hay un buen puerto si no existe la confianza entre las partes; esto, aunque pueda sonar un poco repetido no lo es porque en la práctica muchas veces, por desconocimiento o descuido, se suele escatimar información y/o datos que pueden cambiar el devenir de los hechos.

Tampoco hay un horizonte auspicioso cuando el trabajador despedido entiende que los caminos se pueden acortar o los tiempos pueden modificar su velocidad. 

Entorpecer es un acto que nadie quiere, de manera consciente hacer, sin embargo, diferentes circunstancias pueden llevarlo a ser un promotor de ello, casi sin remedio. 

Haga valer sus derechos

Todos los trabajadores tienen derechos y el despido arbitrario tiene freno en el justo reclamo que le ponga un límite.

No desista en hacer valer sus derechos, si lo solicita también desde el Ministerio de trabajo pueden brindarle asesoría legal sobre su caso particular.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *