Renová el placard post verano (¡aunque no te hayas ganado un cartón del pozo!)

Empieza el tercer recambio de verano, y para muchas significa el adiós definitivo a las vacaciones y la vuelta a la rutina laboral y social. Una que debería incluir renovar el placard, sobre todo para ir al trabajo en la ofi. Es que no se trata simplemente de volver a guardar las prendas que ya tenías: año nuevo ropa nueva, y más después de haberte llevado todo a la playa o montaña.

No hay que bajar la guardia en absoluto, porque conviene aprovechar las rebajas de fin de temporada. Ese es el instante propicio para que, sin dejar el sueldo del mes en ello, y aunque no hayas ganado un cartón de loterías mundiales, hagas un paso por tu tienda favorita de la ciudad o tal vez mediante carrito virtual, y, sin necesidad de grandes gastos, renueves por completo tu guardarropa, con los imprescindibles.

Por qué se recomienda

Después de que concluís una exhibición prolongada al calor, la piel del rostro que es lo primero que vemos, queda bastante deshidratada, casi nada nutrida, y pierde su luminosidad, algo que, de no ser tratado a tiempo, magnifica los probables primeros signos de manchones, puntos, y arrugas incipientes. Lo mismo sucede con el color del cabello y su queratina. Entonces, lo primero que hacés es actuar y visitar a tu esteticista y peluquera. Con la ropa debería pasar igual, antes de que haga paso el otoño al calendario, estockeate de todas esas prendas de todos los días, a mejor costo claro, porque se liquidan.

Es que una de las frases más usadas por nosotras a lo largo del tiempo es ´no tengo qué ponerme´. Más cuando volvemos de las vacaciones, sin importar la edad ni cuanta ropa tengamos, queremos renovarnos, y no está mal, sobre todo, para poder combinar mejor la que nos queda en el fondo, y ya ni siquiera vemos.

Organizate así

– En todo placard hay prendas que no pueden faltar en la vuelta al trabajo,porque son clásicos y aquellos que más funcionan en cualquier evento público o clima cambiante. Sí, hablamos de los básicos que tenemos que tener:

– Pantalón de vestir y pollera negra, jeans en tono neutro y azul o celeste, ya que son más indicados para lograr un look formal y arreglado, genial para asistir a las tareas, a entrevistas, y hasta para salir a la noche.

– Un tapado largo, indispensable para abrigarnos bien ante el frío y elegante para usarlo en toda ocasión, además de poder combinarlo con variedad de cambios. Remeras en tonos cálidos, en blanco, nude y negro, más sueltas y ajustadas también. Tampoco olvides el famoso suéter de temporada, un vestido de noche y los zapatos altos, las chatas y alguna bota.

– Además, si les sumás un toque de color, un accesorio o estampado, esta indumentaria se convierten totalmente y podés estar a la moda más allá de cualquier época en la que te encuentres sin necesidad de sobrecargar la tarjeta o invertir un dineral que no poseés, ¡salvo que hayas ganado un pozo de ese tamaño como el de loterías mundiales (podés ver más sobre ellos aquí).

¿Y vos, qué otra prenda sumás?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *